POSTALES A SU MEDIDA

    


Editorial

Terminamos el año pasado con el signo de lo oscuro. Barrios enteros envueltos en fogatas de rabia, con los ciudadanos simplemente indefensos circulando en una ciudad que funcionaba como un gigantesco microondas. En otras geografías lo oscuro llevaba uniformes  dándole la mano a saqueadores. La desidia y el afán de ganancias en un caso y un poder que no controla como debería el Estado demuestran que falta mucho camino por hacer.
El “dolarazo” que sufrimos  apunta a lo mismo: Hay quienes desde su lugar en el mercado aprovechas para ganar más que nunca a costa de los productores. Insumos que se ocultan, condiciones para comprar mercaderías para producir a precios exorbitantes, condiciones de pago digna de usureros.
Así que, emprendedores, acá andamos munidos de casco, chaleco para llevar una linterna y un gps por si nos agarra un corte de luz a la tardecita, calculadora portátil para saber que nos pretende cobrar la papelera  o a cuánto nos vende la tela, un sanwichito de jamón hecho en casa por comer afuera está imposible…… Pero dispuestos a seguir emprendiendo.
Y acá va Supostal, que por primera vez desde existe no puede garantizar la famosa “lista anual de precios”, que tiene problemas para tener los insumos en tiempo y forma y un par de veces los cortes de luz nos atrazaron. Pero que no perdimos las ganas, que seguiremos apostando a la gente que genera trabajo, arte, sonrisas, música, etcétera de emprendedores.
Si hay un proyecto gráfico, charlaremos juntos cómo hacerlo con el menor costo posible, si no podemos hacer listas estables de precios las haremos juntos en el día a día ustedes y nosotros.
Es la idea este año de seguir avanzando en el camino que iniciamos hace un par de años: ser la imprenta que responda a las necesidades del los que emprende. Con casco y linterna si hace falta

SUPOSTAL
Luis Manevy
Febrero 2014