POSTALES A SU MEDIDA

Editorial 2016

Llego el segundo semestre.

Si el año comenzó bajo el mandato de la palabra grieta este otoño tan frío lo hizo con el sustantivo “túnel”.

En el túnel nos encontraríamos todos los habitantes (perdón algunos desde afuera nos irían arriando hacia su entrada). Una alta funcionaria se animó a describirlo de una manera terrorífica: en esta cavidad ¡¡estaríamos a oscuras!!! Jubilados, niños tomados de la mano de un padre despedido de su trabajo, pequeños comerciantes,  pondrían sus manos hacia adelante para no tropezar con un semejante. Solo los no videntes podrán tener alguna ventaja. Agregaron que la travesía sería de varios meses (algún momento del año que viene) lo que demuestra que habrá que caminar mucho y a veces ya se percibe –casi se adivina- la luz del Final.

Así nos presentan lo que en realidad es una muy dura situación económica, con tarifazos, inflación en todos los rubros, que, por ahora, solo afecta a la gente común como somos la inmensa mayoría de los emprendedores tanto en la producción de bienes como en el terreno del arte.

Bueno, desde Supostal convocamos a todos a negarse a entrar en los túneles que nos proponen, aunque sean metáforicos. Quedémosnos en la llanura, o a orillas del mar, quien le guste la altura de una sierra, a la luz del sol o disfrutando de la brisa nocturna.  Y como mucho usaremos el túnel del subte aunque esté caro. Entrar al agujero ese que describieron los que gobiernan es aceptar mansamente las tarifas, los precios abusivos en los materiales que necesitamos para producir, la competencia desleal de la importación. 
También a un funcionario de la cultura que recomienda a los artistas que no discutan política que es un tema difícil.

En las tormentas hay que amucharse. Estar los emprendedores más juntos, más solidarios que nunca. Pensemos, probemos, encaremos  todo lo que se puede hacer en común para producir diseño, o espectáculos o productos.

Supostal está dispuesta a reunirse con estudios de diseño, fotógrafos, productores para hacer cosas en común que nos permitan seguir trabajando. Mientras un abrazo.

Luis Manevy
Julio de 2016







2016

Esta editorial quisiera ser un puente en lo que dejamos y transitaremos.

Si las palabras definen un momento podemos decir que la palabra CAMBIO cruzo la mayor parte de este año. Fue consigna política de uno y otro lado, es lo que envuelve las primeras medidas de gobierno. Personalmente  le tengo cierta desconfianza a la palabra. Demasiadas personas igualan cambiar con “mejorar” y no siempre es así. Un tío abuelo lo convencieron que deje de tomar agua y se pase a la ginebra y créanme que el cambio no fue bueno.

Dejando las ironías de lado para nosotros los gráficos el cambio tuvo efectos inmediatos en el costo de los insumos y servicios que necesitamos. Algunas papeleras pusieron la cartulina importada que se usa para hacer las postales con un dólar de valor $ 17 a los que nos subió el costo un 44%. Algo parecido con los toner digitales, el polipropileno que usamos de terminación. Etcétera.
Así que Supostal que en 12 años tenía un promedio de 18/22 % de suba en listas anuales, tenemos que hacer una lista, en principio mientras se mantengan los costos de los insumos hasta el 1 de mayo. Allí  veremos. Creanme que me disgusta profundamente no poder mantener los criterios que siempre acordamos con ustedes.

La  otra palabra muy pero muy usada, por ejemplo, fue GRIETA. La  grieta “que nos separa”, los que  quieren la grieta entre  los argentinos.

Yo les quiero proponer que la palabra que más usemos en el 2016 sea PUENTES. Porque la solidaridad entre emprendedores es un puente para apoyar los sueños de actores, músicos o payasos para que sigan a cualquier costo generando cultura. Porque lo que nos importa es el otro, su trabajo, sus planes y sus logros. Eso es un inmenso puente de ida y vuelta entre nosotros.

Eso seguirá siendo SuPostal, mientras nos deje el mercado.
Abrazos grandes, grandes para todos.


Luis Manevy